domingo, noviembre 29

Panini de Atún y unos kilitos

Bueno, bueno, como ando de atareada. Este comienzo de curso he decidido superocupar mis tardes. Me he puesto seria y he dicho ¡se acabó la vagancia! antes del 2012 (fin del mundo) perfecciono mi inglés y me apunto al gimnasio, no para perder kilos, que de esos estoy bastante justa, sino para ponerme un poco más fuertecita... En fin, que cuando diga I speak English con todas las de la ley, lo haré con el aspecto de la Teniente O´neil, "sin opción al fracaso".
Claro que nunca hice ningún tipo de dieta, sólo las hipercalóricas para saber si cogía algún kilito de manera sana (pondré alguna cena para canijas como yo por aquí) y la verdad es que tengo que tener muchísimo cuidado con desgastarme en el gimnasio.


Ahora que tengo este pequeño espacio público quiero reclamar un sitio para las canijas de condición. En serio, no es nada fácil aumentar peso cuando tu metabolismo te lo impide. Y mientras tanto, el resto de la sociedad, amigos o familia diciendote día y noche que te ven demasiado delagada, que qué te pasa, que estás fatal así... pero yo no voy por ahí diciéndole al resto que están más gordas y que con menos peso estarían más saludables! Los desórdenes alimenticios son algo muy grave y serio y no deben tomarse a la ligera, pero a veces, el estar al otro lado y no poder engordar mientras el resto opina de tu aspecto aunque te mates a dieta hipercalórica es bastante duro. Ahí lo dejo porque este tema va para largo.

Vale, pues después de informarme médicamente, por lo visto esto va de tomar proteinas y no comer grasas, porque si no, voy al gimnasio para perder esa grasa y no para ganar volumen. Un cosa superloca!!!!! Osea, que salgo del gimnasio después de hacer pesas con mis mallas a lo Eva Nasarre bajo la atenta mirada de fuertecitos supermusculados alardeando de biceps, y no me puedo comer un bollo en la pastelería de enfrente del gimnasio porque sino recupero lo perdido y al final he ido para nada. Pero es muy importante que antes de que pasen 60 minutos tengo que consumir fruta y zumo para recuperar energía.

Así que ahí ando comiendo pollo, atún, huevo duro (sin yema), pasta y tortillita de clara. Qué queréis que os diga, yo me parto el lomo con esto porque me cuesta la vida acordarme y respetar las normas. Esto supone un cambio en mis cenas y una adaptación, pero desde luego habrá cosas que no cambie y de las que no me prive.

Estos ingredientes me han inspirado para recuperar mi deliciosa receta de Panini de Atún:

Rebanada de pan de campo
tomate frito
lata de atún natural
queso mozzarella
orégano

Rebanada de base tostadita. Untar tomate (puede ser triturado) en la tostada y colocar el atún. Recubrir de queso y añadir un poco de orégano.
Meter al grill del microondas unos minutos hasta que el queso se funda.
Se puede usar el horno y nos ahorramos el tostar el pan, pero se tarda un poco más porque hay que esperar que se caliente a unos 180º.

No sé si esto entra en mi dieta o tiene algo perjudicial pero está rekete-rico.

1 ideas:

Ladelmedio dijo...

Tienes razón, con la gente delgada se tiene propensión a pensar que sufre algún problema con la alimentación y se toman la licencia de opinar y aconsejar, sin ningún tipo de respeto ni de información previa.
Ánimo con tus proyectos!

¡Qué rico el Panini!