miércoles, diciembre 30

A la sal

Aquí ando hoy cenando una tacita de menta poleo... Hace unos días que compré un Cocichef, que es como una especie de olla programable, y pensé que era una buena oportunidad para comenzar a hacer algún dulce ya que normalmente no los hago. Algo fácil, pensé... e hice un flan de leche condensada. Era algo que no venía en el libro de recetas pero a mi siempre me llamó la atención eso de poder cambiar la leche del flan por leche extradulce. Ni os cuento como
salió! pero la tragedia se mascaba...

Por supuesto esta semana ha sido la de la hiperglucemia y no contenta con esto me compré una tarta-helá romántica dispuesta a merendármela yo sola con una cuchara. (Como comprobaréis me estoy saltando el régimen proteico por la cara). Desde aquí recomiendo practicar el ejercicio de "la tarta es mía y me la como como quiero". Que consiste simplemente en tener un pensamiento egoísta y comerte la tarta como si fuera un bocata que te comes por partes, sin cuchara ni na, pa qué, si es tontería y la tarta es mía. Es super-desestresante.
(El niño de la foto refleja un poco la idea)

Pero el precio de esta avaricia, flan, tarta y cenas basadas en tostas de queso fresco con miel (para mayor hiperglucemia) y una caja completa de crispis de la aveja, es un precio bastante alto y hoy lo pago cenando "agua". Moraleja: la ansiedad por comer no es nada buena.

He estado pensando en una cena de morrillo fino para esta época que cumpla con mis requisitos básicos: fácil, rápida y buena, y me acordé de la receta de la dorada a la sal.

Apunta:
2 kg. de Sal (especial para pescado a la sal, en Hipercor la venden)
Una dorada o lubina, con las escamas sin quitar pero se le puede pedir al pescadero/a que nos la limpie.

Vamos:
Encender el horno 180º para precalentar, arriba y abajo. En una bandeja de horno extender una cama de sal, colocar el pescado entero, sin cortes y cubrir completamente de sal.
Meter en el horno unos 20-30 minutos hasta que la capa de encima endurezca. Partir el caparazón de sal y sacar los lomos de pescado aparte. Añadir un poco de aceite a los lomos y servir con guarnición de patatas. Fin. Fin de año
Feliz 2010 a todos!

4 ideas:

Ladelmedio dijo...

La tarta es mía y me la como como quiera... estupendo!! y si es de chocolate, ni te cuento!! Menudo placer.
Y luego a tirar de las infusiones sanadoras, que por cierto, de ellas también se abusa, sobre todo en estos días de comilonas sin miramientos.

Feliz 2010!

Qué Ceno Hoy! dijo...

Vivan las infusiones, estamos salvados!
Abusos, abusos...

Una abrazo y feliz 2010!

Jubei dijo...

Una imagen vale mas que mil palabras y la del niño con el pastel lo demuestrea. Por cierto.. como se te ocurre comprarte ese chef cocinero de ojalata!!!! con lo que uno disfruta entre fogones... un amigo mio les dice a las chicas.. "complicame la vida" y yo se lo digo a la vitro...

Qué Ceno Hoy! dijo...

Jubei, yo adoro los fogones tanto que cocino a butano y no la cambio por la vitro, pero reconozco que me vendí al cocichef porque soy un poco negada para los postres y eso de echar ingredientes, darle un botón y olvidarse es TOTAL!!!!.
Pero tienes toda la razón y que te compliquen la vida a veces se convierte en todo un placer.