martes, diciembre 8

Tuneado de Puchero

Este puente me he puesto malísima. Esta oda maravillosa que cantaba mi venerada Martirio refleja mi situación. No es gripe A es la E de Estoy Mala de acostarse.
Son las ocho menos cuarto,
me tengo que levantar,
lavar y vestir a los niños
y preparar las tostás.
¡Qué a gusto me quedaba en la cama todo el día,
otra vez el mismo rollo,
todos los días lo mismo, qué fatiga!

Y es que no puedo con mi cuerpo,
no tengo ganas de ná,
necesito una pastilla para ponerme a funcional.

Y es que estoy mala, muy mala,
mala de acostarme,
y es que estoy mala, muy mala,
mala, mala, mala de acostarme.

Lo saben todas mis vecinas,
por las paredes se enteran:
que me acuesto con mi Manolo
pero los muelles no suenan.
¡Ay! pero los muelles del somier no suenan.

Y es lo que le digo a él
y no se quiere enterar,
que estando mala, estando mala
no se tiene cuerpo pa ná.

Lo "bueno" es que me puse así en los días rojos del calendario y no he faltado ni un día a mi maravilloso trabajo. Espero un cuadrito con mi foto en el rincón de "empleado del mes". Besos a mi jefe que me estará leyendo.

Bueno, la única comida-cena en este mundo para recuperarse según el 99% de las madres
encuestadas es el puchero, caldo, sopa (según zona geográfica) sobre todo el hecho por ellas mismas que es el que tiene sustancia. El resto de caldos que uno se pueda hacer son tontería, excepto el caldito de la abuela que es el de doble-madre (no el de brick), pero el de la abuela hay que dejarlo para emergencias.

Mi cena de hoy y de los siguientes días se basará seguramente en lo mismo: Tuneado de avíos del puchero. (Puchero Andaluz, véase receta)

Tuneado 1: Bocadillo de Pringá de Puchero

Bueno, esto es bocadillo Deluxe. Quien tiene un bocata de pringá tiene un tesoro. Es igual que los amigos pero dura menos (o no?). Puedes tener avíos de otros cocidos magníficos que son igualmente válidos.

Punto primero: Para cenar esto necesitas y trozo de pan y un puchero previo con: carne de jarrete, trozo de pollo, de jamón, de costilla de cerdo y tocino. Cada persona-madre tiene su versión pero yo cuento la de la mía.

Punto segundo: Tomamos un trozo de cada y lo ponemos en un platito para calentarlo si está frío. Coger grácilmente el tenedor y un cachito de pan y proceder a estrujar la carne.
Respecto al pan hay dos opciones:
  1. Abrir la pieza y tostar las dos partes para luego untarles un poco de tocino
  2. Si el pan lo merece, no abrirlo sino extraer la miga para luego rellenarlo de la pringá y rematar el invento con tapón de migajón. Luego meter al horno para que se tueste.
A correr!!

6 ideas:

Lola dijo...

Me acabo de ver reflejada en tu entrada..... ayer tenia 3 dias libres por delante...era ideal, sin trabajar,el nene en la guarderia...todo el dia para mi, el gimnasio, la cocina, comprar en los comercios asiáticos y tirarme horas....y que pasó??? pues que me caí tendiendo la ropa (hay que ser torpe) y me hice un esguince de pie. Ale, en cama todo el día....que mala que estoy! creo que mi foto tambien la pondrán con la empleada del més.

Qué Ceno Hoy! dijo...

Lo siento mucho Lola. La verdad es que fastidia bastante, pero seguro que esto lo tienen en cuenta los Reyes Magos!
Que te mejores prontito!!

Ladelmedio dijo...

Los caldos de las madres tienen magia, por eso curan, le echan una poción secreta...

Gratis total dijo...

me ha encantao el blog, qué chulo, y eres de cádiz? autentica fan de lo gadita soy yo!

Qué Ceno Hoy! dijo...

Estoy absolutamente convencida de que le echan poción secreta. De hecho siempre pensé que mi madre y mi abuela tenían poderes mágicos y que algún día me los pasarían. Sigo esperando...

Qué Ceno Hoy! dijo...

Gratis Total, la gaditana te saluda y te invita a pasar por este blog cenador DIY las veces que quieras. Saludos!